¿Por qué una mujer nunca sabe cuándo va a tener un infarto?

Si empiezas a notar presión en el pecho y te duele el brazo izquierdo puedes pensar que te has hecho daño, que has tenido una mala postura, que son gases o que ya se pasará. Si este hecho persiste durante un periodo de tiempo, probablemente acabarás pensando que te está dando un infarto. Esto se debe a que siempre se nos ha dicho que estos son los síntomas que preceden a este enfermedad cardiovascular que, de ser muy intensa, podría acabar con nuestra vida en el acto. Además, lo pensarás con independencia del sexo de tu cuerpo. Por tanto, la lógica nos dice que de no padecer estos síntomas no sospecharás  tener un infarto, no pedirás ayuda y, la enfermedad, te acabará atacando. No en todos los casos los síntomas derivan en la enfermedad, pero, si tienes un cuerpo femenino es es imposible que estos síntomas te alerten de la posibilidad de tener un infarto pues solo son padecidos por hombres.

De hecho, está científicamente demostrado que el cuadro sintomático que precede al infarto no es el mismo para los hombres que las mujeres. Así lo constató un estudio realizado en 2013 por un equipo de investigadores coordinado por Giovanella Baggio, profesora de la Universidad de Padua (Italia), que afirma que existen diferencias fundamentales entre la forma en que hombres y mujeres enferman. Diferencias que, sin embargo, resultan desconocidas

Giovannella_Baggio
Profesora y doctora Giovanella Baggio

no solo por las personas de a pie, sino también por algunos profesionales de la medicina que han estudiado a lo largo de su vida síntomas exclusivos del género masculino. Algo que el feminismo lleva años denunciando y de lo que advierte el informe realizado en 2004 por la Sociedad Española de la Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS).

Dicho informe nos advierte de que el hecho de que los síntomas de enfermedades conocidos sean los masculinos se debe a que la industria farmacológica y médica se basan en estudios realizados sobre cuerpos masculinos exclusivamente. Además, los ensayos clínicos también se realizarían sobre varones. Esto tiene como consecuencia un peor diagnóstico para las mujeres a quienes, en muchas ocasiones, no se le detectarán enfermedades debido a que no tienen los mismos síntomas que los varones, sobre los cuales están realizados los estudios y descripciones. Debido al desconocimiento sintomático en el cuerpo femenino el número de hospitalizaciones de mujeres es mucho menor que el de hombres y, además, ellas soportan mayores tiempos de espera antes de ser intervenidas. En consecuencia, para el momento en que la enfermedad es detectada ya está más avanzada de lo que debería.

También son las que más efectos adversos sufren tras la ingesta de fármacos pues no han sido probados en ellas. La excusa que se lleva aplicando a largo de los años es que dichos estudios podrían suponer un riesgo para la fertilidad femenina. La realidad es que la realización de estudios farmacológicos en las mujeres es mucho más complicado debido a que hay que tener en cuenta distintas variables como los cambios hormonales, las alteraciones que pueden provocar el uso de anticonceptivos, el estadio del ciclo menstrual… Al no tener en cuenta estas variables, se desconoce los efectos que cada fármaco puede tener en el cuerpo de una mujer. Es un hecho que algunos medicamentos producen efectos adversos y llegan a afectar a la fertilidad o la salud mental de las mujeres por no tenerse en cuenta las variaciones que se producen en sus cuerpos devenidas, en gran parte, de los procesos hormonales que estos tienen.

18459649560_9ce7fc58c3_b

Por tanto, el resultado de excluir a las mujeres del proceso de examen de enfermedades, así como de prueba de medicamentos tiene grandes consecuencias en la salud de las mujeres quienes son peores diagnosticadas, menos hospitalizadas y peor tratadas que los hombres. Esto deviene en un mayor riesgo de que la enfermedad se agrave pues, en muchos casos, no se detecta a tiempo.

Así, mientras un hombre siente gran presión en el pecho y dolor en el brazo izquierdo antes de sufrir un infarto, una mujer sienten punzadas, náuseas, dificultad al respirar o dolor en el abdomen. Una diferencia altamente significativa.

Un aliciente más para explorar todas las posibilidades que derivan en un caso de enfermedad, es el hecho de que los cuerpos humanos no sólo responden al género. Es decir que, aunque la mayoría de hombres vaya a presentar estos síntomas y las mujeres otros, existen casos clínicamente probados de pacientes que sufren los del sexo opuesto. Quizás lo más oportuno sería escoger una muestra acertada que permita una correcta extrapolación sintomática para así conocer todas las posibles variantes que se experimentan y no clasificarlos solo por el género de la persona que lo padece.

Por desgracia, el infarto no es la única enfermedad cuyos síntomas no son compartidos por hombres y mujeres, siendo los de las segundas ignorados. El cáncer de colon, la osteoporosis, la Hepatitis B y la cirrosis biliar primaria, entre otras, tienen indicios completamente diferentes.

 

LIMPIAMOS LAS GAFAS

Este artículo ha sido rectificado y actualizado el 20/10/2017. Una usuaria alertó al medio de algunos errores que se habrían cometido en el mismo y tras realizar una labor de contraste han sido corregidos. Agradecemos la ayuda de los usuarios/as que estén versados sobre el tema y nos ayuden a transmitir una información de mayor calidad. Muchas gracias.

0 comentarios

  1. Hola Raquel, primero comentarte que la revista me parece fantastica y tocar diferentes temas desde la perspectiva feminista es muy interesante.
    Soy enfermera y me gustaria comentarte algunas inexactitudes de tu árticulo. Es cierto que la enfermedades se presentan a veces de forma diferente según el genero y que hay que estudiar mas sobre ello , pero no es totalmente cierto que los profesionales de la medicina no conozcan las diferentes formas de presentación de un infarto en hombres y mujeres. Sabemos que es mas comun algunos sintomas en los hombres y otros en las mujeres, aunque no siempre es asi.No siempre los hombres tienen infartos con los sintomas caracteristicos de opresion en el pecho ó dolor en el brazo izdo, sino que muchas veces se presenta con los sintomas clasicos que se dan en las mujeres, de nauseas, vomitos , dolor estomacal, sudoracion, y viceversa es decir hay mujeres que presentan los sintomas masculinos, todo ello tiende a enmascarar muchas veces el infarto sobre todo porque estos sintomas son muy inespecificos y comunes con otras enfermedades.
    Lo que si es cierto , es que para que las personas pueda identificar que puede estar teniendo un infarto y acudan a urgencias, se debe de informar a la poblacion de que los sintomas no son solamente dolor en el brazo izdo y presion en el pecho , sino los otros que comentabamos antes. Una vez en urgencias los profesionales te aseguro que si reconocen los sintomas, sean los mas clasicos(que dices como masculinos) o los mas inespecificos(que dices como femeninos)
    Con esto te quiero decir, que esta bien ahondar en los diferentes sintomas segun el genero, pero a veces los sintomas se mezclan, pues como dice el refran «No hay enfermedades, sino enfermos»
    En cualquier caso bienvenido sea cualquier estudio cientifico que ayude a los profesionales a conocer diferentes sintomas segun genero y los ayude a hacer mejor su trabajo.
    Os animo a seguir profundizando en los temas que tratais para que vuestros articulos sean lo menos sesgados posibles.
    Un saludo,
    Carmen

    • Carmen como medio te agradecemos que nos ayudes a mejorar la calidad periodística de nuestros artículos y nos alertes de posibles incorrecciones del mismo. Como podrás comprobar se han realizado algunas modificaciones para intentar adecuarlo mejor a la realidad. Así, ahora podrás observar que donde antes se generalizaba que los profesionales de medicina no conocían los cuadros sintomáticos, ahora aparece la expresión “algunos” para dejar clara la idea de que no para todos suponen una sorpresa. Además, se ha añadido un párrafo en que se advierte de que los síntomas pueden aparecer en personas del género opuesto y se ha dejado clara la idea de que lo ideal es estudiar una muestra adecuada e informar de los síntomas de manera general. Muchas gracias por tu tiempo y la ayuda que nos has prestado. Al no ser profesionales en todas las materias agradecemos este tipo de comentarios que nos ayudan a conseguir una mayor calidad.

Deja un comentario