Sociedad

Benditos catálogos de juguetes

Principio de diciembre, llega Navidad, y todos los que tienen niños pequeños en casa saben lo que toca ahora: escribir la carta a los Reyes Magos y a Papá Noel. Los grandes almacenes, por supuesto, aprovechan este momento para mandar los catálogos de juguetes y bombardear a los niños con anuncios en la TV.

Es evidente, desde pequeños nos dicen cómo debemos actuar. Nos imponen los roles de género y el consumismo. Y sí, los anuncios y los catálogos siguen siendo muy sexistas, por mucho que aparezcan niños jugando con cocinitas.

Sí  mira, los niños también pueden jugar pero solo tocan el frigorífico que además es azul Fuente: Toys R US

¿Cómo pretendemos cambiar algo si seguimos educando a los más peques de la casa en el mismo sistema patriarcal? Y no me vale la excusa de que los niños son los que eligen los juguetes, que son ellas las que prefieren a las muñecas y ellos las piezas de construcción, porque no es cierto. No puedes ser lo que no ves, y aprendemos a través de la imitación. Entonces, si vemos que en la tele solo aparecen niñas con juguetes de bebés y que solo nuestras madres son las que limpian y se encargan de cocinar y arreglar la casa, ¿qué creéis que va a aprender una niña?

Sí, Nenuco, ya lo sabemos, los bebés cuánto más reales mejor, así aprendemos desde bien chiquititas que lo nuestro es cuidar.

Podría explicar y analizar los múltiples errores que comenten estos almacenes y catálogos pero el año pasado Feminista Ilustrada  y Verne este lo hicieron bastante bien.  A mí me gustaría saber hasta cuando seguirá siendo así…

Por mucho que luchemos diariamente por erradicar el machismo y todo el sistema que lo sostiene, si a los más peques seguimos dándole acceso a este tipo de catálogos, siguen viendo los anuncios que muestran a las niñas cuidando a bebés y preocupándose por su aspecto físico y a los niños en juegos de acción e inteligencia ¿de qué sirve? Seguirán creciendo niñas alienadas que cuando crezcan se verán más oprimidas que nunca y niños utilizando sus privilegios, creyéndose por encima, teniendo todo el poder que el patriarcado les da. ¿De qué sirve que a nuestros primos, hijos, sobrinos, alumnos les digamos que no existen las cosas de niños y niñas si el resto del mundo les grita que sí?

Solo podemos ser lo que conocemos, y las niñas y los niños todavía están muy lejos de ver un futuro sin machismo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: