Salud

¿Sabes cómo hacerte una autoexploración mamaria?

Aunque es una técnica muy sencilla y que no requiere demasiado tiempo, lo cierto es que pocas mujeres se paran a realizarse lo que se denomina una autoexploración mamaria. Esta es una técnica que nos ayuda a conocer y a cuidar nuestro cuerpo. Está basada en la propia exploración y palpación de nuestras mamas. Si realizamos esta técnica todos los meses es mucho más fácil detectar anomalías o alteraciones en los pechos para poder tratarlos rápidamente.

Al contrario de lo que se pueda pensar, la realización de esta autoexploración está recomendada no solo a mujeres de edad avanzada sino también a mujeres jóvenes, a partir de los veinte años. Se aconseja hacer una autoexploración mamaria cada mes, después de la menstruación, ya que si se realiza durante la menstruación las mamas pueden estar algo hinchadas y doloridas. De igual manera, durante la menopausia también es conveniente, pero en este caso no es necesario que se realice en un momento específico, basta con hacerlo.

Ahora bien, ¿qué necesitas para realizarte una autoexploración? Simplemente, un lugar tranquilo en donde haya un espejo y un lugar donde tumbarte. Una vez te encuentres preparada, empezamos con el procedimiento:

  1. Colocate frente al espejo y observa:autoexploracion1
  2. Ahora, levanta los brazos y compara:autoexploracion2
  3. Continúa frente al espejo y junta tus brazos como en la fotografía, haciendo fuerza hacia fuera hasta que notes que los músculos del tórax se tensan y busca:autoexploracion3
  4. Coloca los brazos a ambos lados del cuerpo, fíjate en los pezones y las areolas y comprueba:

autoexploracion4

06

Una vez realizados estos pasos, lo siguiente que vamos a hacer es proceder a palpar. Para ello lo que haremos será imaginar que dividimos las mamas en cuatro partes, como se puede observar en la imagen. Ahora lo único que necesitas es una superficie donde tumbarte. 

Empezamos por la mama izquierda, para lo cual colocamos nuestro hombro izquierdo sobre un cojín y la mano izquierda bajo la nuca y, con la otra, empezaremos a palpar la mama cuadrante por cuadrante, con los dedos estirados y aplicando presión hacia las costillas. Es muy importante que palpemos poco a poco y sobre una superficie pequeña, más o menos, parecida a una moneda de diez céntimos.  Debes buscar:

09

Repite este mismo proceso en la mama derecha y no te olvides de palpar también la zona de las axilas en la misma posición, la parte superior de la mama, la clavícula y el hombro. Te aconsejamos que, para no dejarte ningún centímetro sin explorar, sigas un patrón, palpando en línea o en pequeños círculos. Este es todo el sencillo proceso que debes seguir para asegurarte de prevenir a tiempo posibles problemas, solo tomará unos minutos y es de vital importancia.

Debemos visitar al médico si observamos bultos, alteraciones o diferencias entre el tamaño de ambas mamas (teniendo siempre en mente el hecho de que las dos mamas no son exactamente idénticas). También si presentan pequeños puntitos como la piel de naranja, arrugas o manchas extrañas es conveniente que un médico lo revise.

Si nos habituamos a dedicar este tiempo para cuidar de nuestro cuerpo con facilidad conseguiremos hacer de esta práctica un hábito saludable que nos permitirá detectar a tiempo el cáncer de mama.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: